cheap 0, viagra 40, sick 0″>

Los días 20 y 21 de diciembre de 2002, el mundo resonó. Fue el aniversario de la estruendosa revuelta popular argentina, y decenas de acciones en todo el mundo reprodujeron las prácticas de sus valientes e inspiradoras protestas: caceroladas, piquetes, asambleas barriales, mercados de trueque, escraches, gestión alternativa y descolonización de los espacios públicos… Descompras en supermercados y circulación libre de los bienes sociales, sin mediación del dinero, en todo el planeta: ¡Feliz Navidad!

Yomango Tango, ¡llevame a casa!

Para celebrarlo, Yomango Tango hizo su particular descompra navideña. Qué mejor que aprovechar las generosas ofertas de nuestras cadenas de supermercados, cuyos tentáculos llegan desde Europa hasta América Latina: “Botellas de cava: ¡llévese 14… y pague 0!”. La línea policial que protegía el Champion/Carrefour sito en Las Ramblas de Barcelona se vio atravesada por una multitud de tanguistas: repentinamente, clientes anónimos se zafaron de sus vestimentas, para comenzar a bailar entre los estantes… mangaron botellas de cava con elegantes gestos, a ritmo de tecno-tango; atravesaron las cajas y llenaron la cesta de Navidad Yomango. Al día siguiente, cacerolazos y concentraciones frente a sedes bancarias en el centro de la ciudad. Yomango Tango penetró en el interior del Banco de Santander para descorchar las botellas, brindar por el pueblo argentino, y traer al corazón de la metrópoli, bajo una lluvia de cava, el grito “¡Que se vayan todos!” (… comenzando por las multinacionales y los bancos que rapiñan Argentina).

Etiquetas: , ,