Yomango Alemania: kart

La buena vida para tod@s!

El estreno de Hamburg umsonst se hizo en la cadena de cines CINEMAXX. No solo la música de Pink Panther cambió el ambiente cotidiano: confeti, click serpentinas y volantes llenaron el aire de la sala, page los posters de las películas fueron decoradas con globitos y se regalaron palomitas y entradas falsas. Aunque todas estaban contentas y les hacía ilusión poder entrar gratis no extiendieron la alfombra roja. En cambio unos “no invitados” molestaron el estreno: Un manager encarnizado y unos cien policías intentaron restablecer el aburrimiento de una noche de viernes ordinaria. Sin embargo la revisión de entradas marcial – la policía paró la película para pedir a cada persona su entradas – no pudo evitar que algunos vean la película gratis.

En la siguiente acción, ochenta fueron las personas que experimentaron la apropiación. Una banda rock-a-billy toca
encima de las mesas. Una pancarta enorme con la inscripción ”Comedor gratis” está instalada. Un presentador anima a la gente a comer gratis a raíz de la subida de precios de la comida. Varios son los estudiantes que violan sus límites de escrúpulos!

Hacer lo inimaginable imaginable

Como los Zapatistas caminamos preguntando asi que para nosotras al principio de nuestra política no están las infinitas discusiones sobre el masterplan, es decir un plan “perfecto” que solucione todos los problemas del capitalismo, sino una práctica experimental.

Partiendo de distintas experiencias e ideas políticas queremos elaborar juntas una habla nueva. A la lógica del estado y del capital le oponemos la excesividad de nuestras necesidades subjetivas: El derecho a movilidad, vivienda, salud, educación, placer…

Apropiación para nosotras también significa la liberación de espacios. En una sociedad sometida completamente al capital, la apropiación es posible en todos los lugares. Irritación, performance y elementos carnevalescos permiten romper con la normalidad del consumo por un momento y hace lo inimaginable imaginable: todo podría ser gratis!

La apropiación no nos interesa como una idea abstracta sino como algo que se puede experimentar hoy y aquí. Se trata de crear zonas temporalmente autónomas en las que el orden del mundo esté patas arriba y así otros gestos podrán ser posibles.

Queremos crear espacios en donde, por casualidad, los presentes no se sientan obligados a someterse a ese orden. En el comedor universitario varios estudiantes participaron en la acción y comieron sin pagar –la (re-) apropiación puede ser exitosa.

En los espacios en donde suceden nuestras acciones no encontramos solo a gente que está ahí por casualidad. También encontramos a seguratas, cajeras e inspectoras. Por un lado son el brazo alargado de las empresas y las instituciones estatales, por otro lado trabajan bajo condiciones precarias. Por eso intentamos aclarar en conversaciones y gestos que nuestra práctica se dirige contra las empresas y las instituciones estatales, mas no en contra las empleadas. En el comedor hicimos referencia a la huelga de las empleadas que están igualmente afectadas por el desmontaje del sector social.

Nuestros experimentos de performance e irritación están vinculados con la práctica subversiva de YOMANGO. YOMANGO se opone al mundo de las marcas en el que nuestros deseos, nuestra creatividad y nuestra rebelión está expropiada; una marca propia que entre otros tiene el mensaje: mangar es chic. YOMANGO coge la estrategia de las marcas y la pone en contra del aburrimiento del consumo. Durante una performance en una zona peatonal un vestido es mangado de una tienda multinacional. En un supermercado unas parejas mangan champán bailando tango por el aniversario de la rebelión del pueblo argentino y estallan los tapones en uno de los bancos responsables de la crisis económica de Argentina. YOMANGO es una referencia para nuestro intento de encontrar una nueva habla.

De la renta básica a la apropiación

Hablamos de apropiación y no de renta básica porque apropiación marca una ruptura con los conceptos de política hegemónica. Contrario a esto, las defensoras de la renta básica, se fundan en formas de políticas existentes, se paran en llamamientos dirigidos a políticos y elaboran modelos de financiación detallados. No estamos interesadas en la posibilidad de la financiación de nuestras necesidades ni a llamamientos abstractos que no están basados en nuestras vidas cotidianas. Nuestro punto de partida son las prácticas cotidianas de apropiación. Al mismo tiempo los
debates de la renta básica son un punto de referencia importante.

El concepto de apropiación, al igual que el de la renta básica, tienen el mismo núcleo utópico: la desvinculación de trabajo y salario. Los dos conceptos ponen en duda la separación de trabajo asalariado y trabajo no asalariado y con eso una de las mas firmes columnas de la división del trabajo sexista. Hace posible superar las exclusiones racistas del estado social [asistencial] y los conceptos políticos que no van mas allá de la mera defensa de lo existente. ‘Last but not least’ la obligación de vender la propia mano de obra se pone en duda. Apropiación se asocia a la exigencia de la renta básica y al mismo tiempo aclara que otras formas de política son necesarias.

Hamburg umsonst se vincula a las prácticas individuales de apropiación y a las ideas de lo que debería ser gratis. Nos
entendemos como una parte de las luchas sociales. Hamburg umsonst se vincula con las alineaciones que atraviesan esta sociedad y pregunta cómo éstas pueden ser aceleradas. ¿Cómo el colarse en el transporte público y el mangar pueden transformarse en prácticas colectivas de apropiación? ¿Cómo la idea de la educación gratis se puede transformar en la idea de que todo debería ser gratis? ¿Cómo se puede transformar la defensa del estado social en una lucha que se dirige contra el trabajo no asalariado de las amas de casa, las exclusiones racistas y la obligación de trabajar?

No buscamos una estrategia global. La apropiación puede tomar varias formas. Hamburg umsonst es una entre otras. Partiendo de nuestras realidades de vida buscamos tácticas locales que se vinculan con otras tácticas locales. La acción del comedor es parte de la vida cotidiana de muchas de nosotras. Pero ya que no todas somos estudiantes, el lugar de la universidad es problemático. ¿Cómo podemos encontrar puntos de intervención que no excluyen a nadie? Porque nuestras realidades de vida son el punto de partida, lo de organizarse en red con las otras luchas sociales es importante. Por eso la acción del cine tomó lugar en el contexto del día de acción contra el gobierno de derechas en Hamburgo y en la acción de la cafetería, mas tarde, nos movilizamos con la manifestación contra el desmontaje del sistema social. Continuará…

Las experiencias de las acciones nos imponen muchas preguntas: ¿Cuáles podrían ser nuevas formas estéticas? ¿Cómo podemos crear situaciones en donde la fuerza y la apropiación colectiva se experimente? ¿Cuáles son los temas en los que se encuentran las realidades de vida de mucha gente? ¿Tiene sentido trabajar por puntos esenciales como por ejemplo vivienda, salud, movilidad? ¿Cómo se puede vincular con las luchas anti-racistas y anti-sexistas? ¿Cómo podemos integrar mas colectivos e individuos?

La respuesta a todo lo que Hamburg umsonst pudiera ser la encontraremos con todas las que quieran participar en una práctica común.
hamburgumsonst@gmx.net
Enero 2004 publicado en ”Arranca”

Etiquetas: , , , , ,