Los límites, stomach todos los límites, tienen que ver con cómo se llega hasta ellos, con lo que se hace antes de encontrártelos. Los límites derivan, pues, de la naturaleza de los procedimientos empleados. Bien, Yomango cree firmemente en la libertad de las prácticas, y sabe que lo cotidiano está sembrado de maravillas, que detrás de las cosas hay un movimiento sin tregua que nos está llamando, aunque el ruido de la tele o el de los coches, o el ruido de un centro comercial en hora punta no nos deje oírlo.

Algo que nos llama desde detrás de las cosas, esa podría ser una buena definición de Yomango.

Para escuchar ese ruido secreto, o mejor, para hacer que de verdad suene, tenemos que mover las cosas, usarlas de otra manera, cambiarlas. Y eso exactamente es lo que hace Yomango, mover las cosas y cambiarlas, forzarlas hasta que hacer que se salgan de ellas mismas. Por eso decimos que Yomango es movilidad táctica, porque con su estilo mueves las cosas de un sitio a otro; de un sitio que nunca fue el suyo, a otro que es el de nadie, porque las cosas pertenecen a todos y no son de nadie. Igual que Yomango.

Si no queda satisfecha le devolvemos su dinero. ¡Mentira! Yomango no se cree ni una palabra. Para empezar el dinero nunca es tuyo, es de los bancos; y segundo, “satisfecha” hace tiempo que dejaste de estar, ¿a qué sí? Tanto que ya casi has olvidado qué era aquello. No te preocupes, tenemos buenas noticias para ti: Yomango puede llegar a devolverte el disfrute, el deseo y la felicidad. Yomango incluso puede llegar a hacer que te sientas más joven, ¿a caso no has oído decir nunca que mangar es cosa de adolescentes? Y es que lo es, pero no sólo, mangar también es cosa de todos aquellos que no envejecen al ritmo impuesto por el capitalismo, el ritmo del consumo: tic-tac, tic-tac, tic.tac.

Kit-Kat, a no ser que lo mangues, ni te evade, ni te transporta, ni sabe a nada, ¿a que no? Yomango sí que es un paréntesis en tu aburrido día consumista. Pruébalo.
Si no estás conforme con tu vida (que no lo estás), si piensas que la “Sensación de vivir” ni se siente ni se vive, y que ese “Cerca de ti” en realidad te aleja de todo; si eres de las que eluden las verdades publicitarias, chica, Yomango es tú marca, porque tú lo vales.

Etiquetas: , , , , ,